Entrevista con José Maria Viera, Director ejecutivo de la Unión Mundial de Ciegos | FOAL

Entrevista con José Maria Viera, Director ejecutivo de la Unión Mundial de Ciegos

Publicada en el boletín de la UMC y que por su interés reproducimos. El Sr. Viera, de Córdoba (Argentina) fue nombrado nuevo Director Ejecutivo por la Junta de la Unión Mundial de Ciegos, y ocupará el cargo después de la jubilación de quien lo desempeña en la actualidad, la Dra. Penny Hartin. Posiblemente en abril comience a ejercer tales funciones.

Jueves, 1 Febrero, 2018 - 06:45
UMC

¿Qué inspira tu compromiso con la misión de la UMC?

Creo que el rol clave que la Unión Mundial de Ciegos desempeña tanto nacional como internacionalmente es asegurar que se oiga nuestra voz. Mi compromiso personal es garantizar que todas las personas ciegas y deficientes visuales vivan la vida que elijan sin distinción de nuestros antecedentes sociales, políticos, económicos o culturales. Creo que la UMC es el canal perfecto que nos permite hablar en nuestro propio nombre. Somos fuertes, estamos bien organizados y tenemos nuestra propia y singular agenda y eso es sin duda un valor activo en nuestro trabajo cotidiano. Mi compromiso es contribuir con esa lista de prioridades y representar a la mayor cantidad de personas ciegas y deficientes visuales que sea posible en todo el mundo.

¿Cuáles serán tus prioridades cuando integres la UMC?

Continuar con lo que se ha hecho en la dirección correcta y tratar de mejorar lo que me parezca necesario. En general, la UMC ha recorrido ya un largo camino en la defensa de una mejorar calidad de vida para las personas ciegas y con baja visión. Pienso ahora que es el momento de avanzar un paso más y trabajar en colaboración con nuestros miembros, investigar nuevas áreas y elaborar nuevas asociaciones que nos permitan funcionar mejor y con más eficiencia. Necesitamos prestar más atención a lo que nuestras regiones requieren y ampliar el alcance de la misión de la UMC.

¿Qué te gustaría lograr en los próximos años?

Una organización más representativa que pueda manejar simultáneamente los problemas de las diversas áreas geográficas del mundo. Una UMC que pueda dar voz a quienes no tienen empleo y abogar por una tecnología más inclusiva.

 ¿Qué retos has confrontado al trabajar por la causa de los derechos humanos?

Con frecuencia los miembros ven a la UMC como algo lejano a sus necesidades, por lo tanto no ven los beneficios de formar parte de nuestra organización. Pienso que es necesario que transformemos esta perspectiva para que sea un escenario en el que todos entendamos que la UMC existe porque nuestros miembros existen y contribuyen a tener una organización más grande y más inclusiva. No deberíamos ya esperar a ver qué puede hacer la UMC por nosotros sino pensar qué podemos hacer nosotros por la UMC. Esto la hará evolucionar para que sea más grande y más fuerte. Así nuestras necesidades van a estar mejor manejadas y se lograrán nuevas soluciones.

¿Qué te mueve a dedicarte a esta causa?

La profunda convicción de que tenemos la responsabilidad de mejorar nuestra vida y la de las otras personas como nosotros. Somos dueños de nuestro futuro y por eso, tenemos que construirlo.

¿Cuáles eran tus ambiciones de la infancia?

Desde niño, realmente quería dedicar mi vida a crear un mundo mejor para todos. Siempre vi enormes errores y discriminaciones. Deseaba crear un lugar mejor para vivir. Un lugar en el que nos respetáramos unos a otros.

¿Quién fue o aún sigue siendo tu mentor?

Afortunadamente, tengo una larga lista de mentores de quienes aprendí distintas cosas. Mi madre me enseñó la lección más importante de todas: cuando quieres algo, tienes que hacer todo lo necesario para lograrlo. También una maestra de la escuela primaria me dio las herramientas que necesitaba para interactuar bien con mis colegas y eso es algo que recuerdo y uso hasta la fecha. En general, las personas con quienes he compartido diversos trabajos me han dado recursos que sigo usando; aprender a escuchar a la gente, ser flexible y estar a disposición cuando me necesitan, etc. Más que tener uno o dos mentores, me gusta aprender de todos aquellos con quienes me cruzo en la vida porque creo que todos tenemos algo que aprender y enseñar.

¿Cuál es (son) tu(s) mayor(es) logro(s)?

Es difícil identificar logros específicos. Pienso que hay algunos colectivos que son más importantes que los individuales. Por ejemplo, tener un proceso de votación más inclusivo en la ciudad en que vivo es algo que pienso que fue uno de mis más relevantes logros recientes. Mucha gente puede preguntarse por qué. Pero donde vivo, las elecciones nunca fueron accesibles antes de nuestra intervención. Abogamos enérgicamente por un sistema inclusivo y después de largos y a veces frustrantes debates, finalmente lo conseguimos. Por fin podemos participar plenamente en nuestra vida política.

 ¿Qué mensaje(s) te gustaría transmitir a los miembros de la UMC?

Tenemos una organización muy fuerte. Ahora es necesario que hagamos que la Unión Mundial de Ciegos dé el próximo paso o sea, hacerla más grande y representativa. Para lograrlo, todos tenemos que trabajar juntos con la convicción de que somos responsables de nuestro futuro. Tenemos la capacidad de cambiarlo. Sólo es necesario que lo hagamos.

Antecedentes

El Sr. Viera, de Córdoba (Argentina) fue nombrado nuevo Director Ejecutivo por la Junta de la Unión Mundial de Ciegos, y ocupará el cargo después de la jubilación de quien lo desempeña en la actualidad, la Dra. Penny Hartin. Posiblemente en abril comience a ejercer tales funciones.

José tiene una sólida experiencia en derechos humanos, desarrollo inclusivo y administración de organizaciones de discapacidad. Antes de su designación, fue el Asesor de Política de Derechos Humanos de la UMC, desde febrero de 2016. Antes, fue Coordinador Regional para Latinoamérica de Promoción de Derechos de la Discapacidad Internacional, Universidad de York (Canadá). También trabajó como Asesor del Comité de la CDPD de la ONU, fue Coordinador del Programa de la Oficina de Discapacidad de la Agencia de Desarrollo Social de Córdoba (Argentina), profesor adjunto del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Siglo XXI (Argentina) y también responsable de programas.

Además prestó servicios como afiliado o voluntario en los siguientes puestos: Presidente de la Federación Argentina de Instituciones de Ciegos y Amblíopes; Secretario General de esta institución y Secretario de Formación Profesional y Empleo de la Unión Latinoamericana de Ciegos.

Tiene una Maestría en Administración y Desarrollo de la Universidad de Turín (Italia) y una Licenciatura en Relaciones Internacionales de la Universidad Siglo XXI (Argentina). Fue estudiante internacional de la Universidad Roehampton (Londres) y tiene una Licenciatura Internacional de la Facultad Pearson (Canadá).